|

Cómo aplicar el uso de la Inteligencia Artificial en los procesos de selección

inteligencia-artificial-procesos-seleccion-recursos-humanos-claves-aplicacion

El uso de la Inteligencia Artificial en los procesos de selección se ha ido convirtiendo en una ayuda cada vez más sustancial. Y en la actualidad, dicha tecnología todavía sigue experimentando grandes cambios a medida que pasan los años. De hecho, tal es su potencial, que su impacto real aún está lejos de conocerse a ciencia cierta. No obstante, sí que es posible identificar los resultados que se van obteniendo, en parte gracias a la aplicación que los equipos de Recursos Humanos hacen de estas nuevas habilidades técnicas (debido a que cada vez es más habitual que se disponga de numerosas herramientas con IA incorporada en ellas).

Así pues, las organizaciones ahora pueden aprovecharse de las IAs para impulsar sus correspondientes procesos de selección. Sin embargo, en muchas ocasiones esto también puede convertirse en algo monótono y molesto si se quieren llevar a cabo pruebas de selección. Es por ello que resulta de vital importancia, ya no solo conocer todos los beneficios y desventajas que supone aplicar el uso de la Inteligencia Artificial en un proceso de reclutamiento, sino saber cómo utilizarla correctamente.

¿Cómo emplear la IA para optimizar la selección de personal?

La aplicación de la Inteligencia Artificial en todo tipo de proceso de reclutamiento de personal es un procedimiento que puede aportar cuantiosos beneficios a las organizaciones, independientemente del sector al que pertenezcan. Por ese y más motivos, es esencial seguir algunos puntos clave para aprovechar al máximo la irrupción de la IA en este contexto.

En primer lugar, resulta fundamental llevar a cabo una evaluación exhaustiva de las necesidades específicas de cada empresa. ¿Cuáles son las aptitudes y competencias imprescindibles para el puesto vacante? ¿Qué cantidad de experiencia laboral necesitamos? ¿Cuál es nuestro candidato ideal que tenemos en mente? Definir estos principios de manera correcta es primordial.

Una vez establecidas nuestras necesidades, el siguiente paso a dar es integrar una herramienta de IA especializada en los procesos de contratación de personal. Hay que tener en cuenta que cada empresa es diferente, lo que significa que cada negocio tendrá sus propias necesidades, preferencias y objetivos. Por ello, es necesario ir actualizando la base de datos de cada plataforma de IA, para adecuarla correctamente a los requerimientos de tu organización. De ahí la importancia en asegurarse de que dicha Inteligencia Artificial esté lo suficientemente preparada como para determinar de forma exitosa cuáles son los candidatos que mejor se ajustan a sus criterios de búsqueda.

Además, gracias a la enorme cantidad de datos que van recogiendo las IAs (ya sea a través de redes sociales o portales de empleo), es nuestro deber aprovechar toda esta información para divulgar e identificar posibles tendencias, patrones y áreas de mejora en lo referente a nuestros procesos de selección. De igual modo, es importante asegurarse de que nuestro equipo de personal de Recursos Humanos esté realmente capacitado para trabajar de forma efectiva con esta nueva metodología. Es decir, que exista una buena comprensión del uso de la plataforma, con su posterior análisis de los resultados obtenidos.

Por último, no viene mal recordar que la aplicación de la Inteligencia Artificial en la selección de personal es una inversión a largo plazo. Lo que significa que a medida que tu negocio evolucione, es importante cerciorarse de que la IA se adapte correctamente a las modificaciones que vayan surgiendo (tanto a nivel externo como interno), y de que siga siendo una herramienta efectiva en la captación y búsqueda de talento.

¿Cuáles son las principales ventajas de la Inteligencia Artificial en los procesos de reclutamiento?

Para empezar, el ahorro del tiempo en un proceso de selección de personal es sin duda un factor que merece resaltarse, pues se trata de uno de los beneficios más destacados. Por poner un ejemplo, gracias a las IAs el personal de trabajo ya no tiene que enfrentarse a la tarea de cribar currículums de manera manual. En su lugar, ahora pueden simplemente preparar varias killer questions, con las que garantizar que solo lleguen los mejores candidatos al final.

A nivel funcional, por su parte, la IA ahora puede incluso analizar las expresiones faciales de los candidatos durante las entrevistas en video. Con esto se consigue determinar y comprender mejor sus emociones, así como su adaptación cultural. Además, la IA basada en el Procesamiento de Lenguaje Natural (NLP) también es capaz de interpretar las respuestas escritas de los candidatos a tiempo real, proporcionando instantáneamente al equipo de Recursos Humanos toda la información necesaria sobre su redacción y comunicación.

Todo esto, a su vez, tiene como consecuencia reducir el impacto de los sesgos en los procesos de reclutamiento, pues los prejuicios a veces dificultan poder escoger a los candidatos adecuados. Sin embargo, una IA bien programada omite dichos prejuicios (por sutiles que sean) y elimina cualquier posibilidad de discriminación basada en asuntos superficiales, como el sexo o el color de piel.

En relación con este último aspecto, los algoritmos de IA también pueden facilitar la adaptabilidad de un candidato a culturas y entornos laborales diferentes. Herramienta de gran ayuda para empresas más internacionales que quieran implementar su proceso de contratación a otros países.

Finalmente, aunque como se pude observar la lista de beneficios que ofrece la Inteligencia Artificial es inabarcable, otro factor muy interesante es el ahorro económico que ello supone para cualquier proceso de contratación, pues el coste por reclutamiento se reduce. Dicho ahorro se nota principalmente en la criba de currículums, tal y como demuestran numerosas encuestas.

¿Cuáles son los principales riesgos y desventajas de usar Inteligencia Artificial en la selección de candidatos?

Al tratarse de mera tecnología, hay ocasiones en las que la IA puede carecer de la empatía y el juicio humano necesarios para entender completamente la idoneidad de un candidato. Es decir, los reclutadores deben utilizar la IA como apoyo, pero no como reemplazo, pues es importante que el factor humano siga teniendo peso en la toma de decisiones finales.

Del mismo modo, la Inteligencia Artificial a veces tiende a favorecer a aquellos candidatos que se ajustan a perfiles preestablecidos. El peligro de esto reside en desperdiciar a potenciales trabajadores con aptitudes menos comunes, pero igualmente valiosas y enriquecedoras. Es por ello que el equipo de Recursos Humanos ha de ser consciente de tal condición, y apostar por una mirada crítica y abierta a la hora de considerar candidatos que puedan contribuir con aptitudes excepcionales al correcto funcionamiento de la empresa.

Además, relacionado con esto último, la IA también recopila y almacena grandes cantidades de datos privados de los candidatos, lo cual ha terminado derivando en debates acerca de la seguridad personal. Para paliar toda esta incertidumbre, las empresas están obligadas a cumplir con diversas regulaciones de protección de datos, como el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), garantizando así un uso seguro y ético de la información.

Para finalizar, resulta imperativo señalar que la IA puede desembocar también en una dependencia excesiva de la tecnología, afectando negativamente a los reclutadores, quienes quizá sufran un “enfriamiento” de sus habilidades de evaluación. Por ello, es importante que Inteligencia Artificial y experiencia humana actúen en perfecta simbiosis en la toma de decisiones de las tareas de reclutamiento, siendo solo a través de dicho equilibrio con el que se alcanza la auténtica eficacia.

En resumen, la Inteligencia Artificial ha venido para quedarse y, como hemos visto, está revolucionando la manera en la que se lleva a cabo cualquier proceso de selección de personal. Las empresas ahora son capaces de mejorar su eficiencia, reducir sesgos y obtener una ventaja competitiva considerable en la adquisición de talento. No obstante, su éxito también viene con condiciones, pues necesita de una implementación rigurosa y de una vigilancia constante.

De igual manera, es importante no perder de vista tampoco la importancia de la gestión humana, siendo deber de los reclutadores garantizar a los candidatos una experiencia justa y transparente. De ese modo, la correcta aplicación de la IA en todo proceso de selección ha de pasar primero por una colaboración recíproca entre la tecnología y el factor humano, todo ello con el objetivo de encontrar siempre el talento adecuado para cada compañía.

Por ello y mucho más, desde New Tandem velamos por la adecuada utilización de las herramientas de Inteligencia Artificial, siendo de vital importancia que se utilicen de manera responsable y ética, y sirviendo en última instancia para mejorar la experiencia tanto de reclutadores como de candidatos.

Síguenos en las redes sociales!!

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *