La importancia de la digitalización

En los tiempos que corren parece claro que el proceso de digitalización es imparable. Gracias a Internet nuestra vida se ha vuelto más cómoda, desde el sofá y sin salir de casa, podemos hacer la compra, reservar un vuelo o incluso pagar facturas.

No obstante, este paso del mundo analógico al digital sigue siendo un inconveniente para las PYMES, las pequeñas y medianas empresas, de este país, que según un informe elaborado por CEPYME  en 2017 concentran en torno al 71% del empleo en España.

En virtud de las conclusiones extraídas del Informe eAPyme, estudio que analiza el nivel de digitalización y la implantación de la transformación digital en los procesos de negocio de siete sectores y subsectores de actividad que van desde la industria alimenticia, alojamientos a tecnologías de la información y la comunicación, las PYMES y autónomos han ido pasando de unos usos de las TIC más tradicionales a otros más actuales. Es destacable, además, que la adopción de las TIC permite la movilidad por parte de las PYMES y los autónomos, ya que estas tecnologías móviles aumentan sus capacidades de flexibilidad y adaptación.

La digitalización no debe entenderse solo como la implantación de las TIC, es importante además, que la forma de trabajo y la cultura empresarial se digitalice, algo que supone una gran inversión que muchas empresas no pueden afrontar. No obstante, es importante pensar a largo plazo pues este proceso trae una serie de ventajas.

En primer lugar, la digitalización ayuda a ganar nuevos clientes. Como ya se ha mencionado con anterioridad, ahora los usuarios podemos acceder desde casa a infinitud de servicios, la competencia ahora también está en Internet, por ello es necesario llegar nuestros potenciales clientes a través de esta vía.

Además, las herramientas digitales hacen que las PYMES puedan abrirse a nuevos mercados nacionales o internacionales. Internet permite que tus productos se consuman más allá del mercado local. Asimismo, permite que estas empresas puedan ponerse en contacto con nuevos proveedores, lo que a su vez, permite reducir costes.

A nivel interno, a pesar de las dificultades iniciales que puedan surgir derivadas de la adaptación de los trabajadores, especialmente los inmigrantes digitales, a los nuevos procesos, las TIC ayudan a aumentar la productividad y mejorar y estandarizar los diferentes procesos y productos de la empresa.

Las redes sociales ayudan a generar una imagen de marca, y a llegar al cliente al igual que la publicidad tradicional. Es importante que las PYMES mantengan actualizadas sus cuentas en las diferentes redes, pues en los últimos tiempos estas plataformas se han erigido como un punto de encuentro con clientes y proveedores.

Pero, pese a las ventajas que presenta la digitalización, según un informe elaborado por Observatorio Vodafone de la Empresa, el 82% de los autónomos y pequeñas empresas, y un 89% de las medianas empresas, no cuentan con trabajadores especializados en la digitalización. Por tanto, será necesario esperar unos años más para que el cambio en la lógica productiva y empresarial se consolide, pues ante este nuevo paradigma, es de vital importancia que las empresas se digitalicen, como marca la ley del mercado, renovarse es necesario.

articulo-digitalizacion

Deja un comentario

cuatro × 2 =