Dr. Juan Cuadrado

  • Médico, licenciado por la UVA
  • Osteópata, licenciado por la Universidad de Westminster (RU)
  • Instructor con capacitación de MBSR®-Mindfulness por el Instituto Esmindfulness (BCN)

Recuerdo que en la anterior newsletter os dije que hablaríamos sobre el cuello. La verdad es que nuestros cuellos han pasado y siguen pasando muy malos ratos. El cuello es una zona muy, muy especial.  Porque en el cuello se funden los problemas de estrés con los problemas de estructura. La unión del conductor loco que llevamos en la mente, con las compensaciones y sobrecargas de la postura, pueden provocar ese malestar tan molesto de cervicales.

Con esto quiero deciros que los problemas del cuello son un buen termómetro para saber cómo andáis de estrés. Aún así hay que cuidar la parte mecánica del cuello. ¡Venga, nos ponemos manos a la obra!

¿Os acordáis de la época de bonanza, antes del 2007? No sé si os he contado que trabajo como médico osteópata, aparte de dar cursos de Mindfulness. Esto viene a cuento, porque antes del 2007 veíamos en consulta sobre todo  lesiones lumbares (que son básicamente mecánicas). Los problemas de cuello solo eran un 20%. Pero llegó la crisis…. Y la cosa cambió radicalmente ¡Las lesiones cervicales aumentaron a casi 40%! Actualmente siguen subiendo a más del 50% o ¡Una pasada!

Vamos con un ejercicio de movilización de la columna cervical. Es un ejercicio que va hacer que nuestras articulaciones cervicales atascadas empiecen a moverse y aceitarse .Consiste en llevar el cuello para adelante, para atrás, a los dos lados y girarlo a ambos lados describiendo círculos con la nariz.  

Tiene dos ventajas. La primera: con este ejercicio los haces todos en uno. La segunda ventaja es que ejercitamos las cervicales de una manera más natural. Nadie en su vida normal mueve el cuello cómo nos dicen que hagamos en los ejercicios estándar. La naturaleza odia la línea recta. Movemos el cuello con pequeñas desviaciones en la línea que queremos ver u oír.  

Este ejercicio se puede hacer sentado o de pie. Os aconsejaría hacerlo de pie, ya que lleváis muchas horas de teletrabajo y sofá. Dejamos el cuerpo relajado, sobre todo los hombros y giramos la cabeza, con la barbilla paralela al suelo hacia un lado. Lleva la cabeza hasta el momento en que el cuello se tensa, no hasta la zona de dolor. Repito: hasta que en el cuello notes que empieza la tensión, pero no debes sentir dolor o mareos. Recuerda que mis ejercicios siempre se hacen sin dolor.

El siguiente paso, una vez colocado el cuello en su inicio de tensión, es escribir entre 4 y 5 números con la nariz.

Por ejemplo, el número uno. Con la cabeza girada, la llevamos hacia arriba y hacia atrás. Podemos bajar haciendo con la nariz una “S” al revés, que sería el número dos, etc. Cuando acabemos con cuatro números para un lado repetimos en el lado contrario. Es muy importante que recordéis que se deben hacer sin dolor o mareos.

Ya sé que puede parecer complicado, pero ya verás cómo cuando lo hayas repetido  entre 3 y  5 veces, tendrás un cuello más suelto y por tanto con menos molestias en el trabajo.

Si tienes un dolor repetido a nivel cervical, sería conveniente que te vea un profesional sanitario. A veces se necesita una mano profesional para determinar el problema y mejorar lesiones más complicadas.

Respira, ¡es Mindfulness!

Visita la página web del Dr. Juan Cuadrado aquí o envíale un correo electrónico a osteopatiavalladolid@gmail.com