Dr. Juan Cuadrado

  • Médico, licenciado por la UVA
  • Osteópata, licenciado por la Universidad de Westminster (RU)
  • Instructor con capacitación de MBSR®-Mindfulness por el Instituto Esmindfulness (BCN)

¡Hola de nuevo!

Parece que esta situación se va asentando poco a poco. Vamos retomando nuestra vida pre-COVID lentamente. Y esto implica nuevos retos y oportunidades.

A nivel laboral, el gran cambio es la vuelta al trabajo presencial. Volvemos a la oficina. Me recuerda a cuando se terminaban las vacaciones y empezábamos el cole. Para algunos era genial, en cambio para otros (entre los que me incluyo) aquello era la peor noticia del verano. Una vez dentro, poco a poco nos adaptábamos. Y disfrutábamos de los amigos, de ciertas asignaturas, así como de momentos muy divertidos.

Quiero conectar, en esta newsletter, la felicidad con el regreso al trabajo en la oficina. ¿Einh? ¿Cómo se come esto…? ¡Vamos a intentarlo!

La psicología, hasta los años 70 del siglo pasado, se había ocupado de la parte negativa o enferma de la mente. Hasta que Martin Seligman, dio un giro de 180º a la psicología. Este gran psicólogo se da cuenta de que podemos aprender mucho (o más) de la gente que es feliz y positiva. A partir de entonces se empieza a estudiar a personas felices para ver qué características tienen. Podemos aplicar esto al centro de trabajo.

Hay seis cosas que presenta la gente feliz, según los científicos. Estas características de los felices se interrelacionan entre sí. Siendo la primera la de prestar atención plena (mindfulness) a su momento presente. Quien trabaja con atención plena, tiene varias ventajas. Si le gusta en lo que está trabajando lo va a disfrutar más, haciéndolo con más calidad. Y si no le gusta tendrá menos estrés, además de tener la sensación de que dura menos.

La segunda es la amabilidad. ¿Qué necesidad tenemos de tratar al resto de manera avinagrada? Cada vez que tenemos gestos amables, estimulamos los mismos centros de placer que con la comida y el sexo.

En tercer lugar estaría el no quejarse. Esto no significa que no se resuelvan los conflictos. Da gusto trabajar con gente positiva y resolutiva. Cosa que no hacemos cuando estamos todo el día preocupándonos y quejándonos. La pérdida de energía y oportunidades está garantizada.

La gente feliz también es agradecida. En el trabajo favorece una actitud positiva y el acercamiento a los compañeros.

Como quinta característica, los felices tienen sensación de apoyo y de ser queridos por su entorno social. ¿Cómo lo consiguen? Porque cuidan sus relaciones, dándoles tiempo. No es tanto la cantidad, como la calidad. Esto es básico en el trabajo, donde vamos a pasar tanto tiempo juntos. La clave está en un trato de calidad a nuestros compañeros de trabajo. El estudio científico más largo del mundo lleva más de 75 años valorando, durante este tiempo, a individuos que habían estudiado en Harvard, y considera el sentirse valorado y querido por tus cercanos y comunidad, como lo más importante para ser feliz.

Y, por último, algo para después del trabajo. Pero que influye mucho en como nos vamos a encontrar trabajando…. La idea de cuidarse. Alimentación, sueño, actividades estimulantes y ejercicio favorecen una buena salud y una gran disminución del estrés.

¿No os gustaría poder trabajar así? ¿No veis las ventajas al trabajar o en el resto de vuestra vida?

Con la vuelta al trabajo presencial, podemos hacer un autoexamen viendo cómo andamos de cada elemento del que hemos hablado. Especialmente en el ámbito de la oficina. ¡Potenciar estas características va a hacer que seamos más felices, tanto en el trabajo como en la vida diaria!

Ya tenéis tarea.

¡Respira, esto es mindfulness!