El uso del plástico se dispara durante la pandemia por COVID-19

uso del plástico

Ningún suceso ha generado impactos tan transversales a lo largo y ancho del mundo como la pandemia por COVID-19. Además de todas las pérdidas humanas, económicas y laborales, también hay efectos negativos para el medio ambiente. En este último año, el uso del plástico ha aumentado considerablemente. De hecho, los plásticos de un solo uso, de corta utilidad y con grandes posibilidades de convertirse en residuos duraderos, han sido mucho más utilizados desde marzo de 2020 en comparación con años anteriores.

Las mascarillas y guantes, los plásticos más utilizados

Evidentemente, la salud de las personas es lo primero. La necesidad a nivel mundial de miles de millones de mascarillas, sumado al aumento en el consumo de envases de comida para llevar, guantes o desinfectantes para las manos, ha disparado el uso del plástico. A pesar de ser en estos momentos, especialmente las mascarillas, bienes de primera necesidad, es necesario tener en cuenta que, sin medidas de reciclaje, aproximadamente el 70% de esos plásticos terminarían en los océanos y otro 12% quemado. Una de las mayores desventajas del plástico es su toxicidad, además de que tarda cientos de años en descomponerse. Por ello, el plástico que no se almacena (lo que ya de por sí genera un impacto negativo) o recicla, es incinerado. Y estos procesos generan residuos tóxicos e importantes emisiones de CO2.

El incremento en el consumo (y en la eliminación) de plástico durante el último año ha llevado al colapso a muchos procesos de reciclaje. Los ya defectuosos, especialmente en países en vías de desarrollo, se han visto interrumpidos en uno o varios momentos. Pero también las cadenas de gestión de desechos más complejas han sufrido las consecuencias del COVID-19. Por ejemplo, en abril de 2020, el 46% de las instalaciones de reciclaje en Reino Unido habían reducido o suspendido sus servicios de reciclaje.

Las consecuencias, más perjudiciales para los más vulnerables

La acumulación de plástico pone en riesgo en mayor medida a personas y grupos vulnerables. La salud y el bienestar de quienes habitan cerca de lugares donde se produce o trata el plástico corren un mayor peligro de sufrir las consecuencias de la contaminación producida.

Tampoco ha ayudado, especialmente en países con menos recursos, la caída importante del precio del petróleo. Como es obvio, la demanda de gasolina ha sido notablemente más baja debido a las cuarentenas y restricciones de movilidad en todo el mundo. Por ello, las resinas vírgenes de petróleo con las que se fabrica el plástico se han tornado aún más baratas que los materiales reciclados. Con las economías de medio mundo más resentidas que de costumbre y la necesidad de producción masiva de productos como las mascarillas, se explica fácilmente el aumento en el uso del plástico.

Es importante que, conforme vaya habiendo mayores posibilidades, los gobiernos alrededor del mundo se conciencien de la importancia de reducir el consumo de plástico. Especialmente, del de un solo uso. Para lograr los ODS 11, 12 y 13 es necesario optar por materiales reciclados y fácilmente reciclables. Y debe ser un compromiso de todos, porque un mundo más limpio y sano será también para todos.

Deja un comentario

10 + veinte =

  • RESPONSABLES: NEW TANDEM ETT S.A., NEW TANDEM SERVICIOS INTEGRALES S.L.
  • FINALIDAD PRINCIPAL: Verificar y gestionar la publicación de comentarios
  • LEGITIMACIÓN: Consentimiento del interesado
  • DESTINATARIOS: No se cederán datos a terceros, salvo autorización expresa u obligación legal.
  • DERECHOS: Acceder, rectificar y suprimir los datos, portabilidad de los datos, limitación u oposición a su tratamiento, transparencia y derecho a no ser objeto de decisiones automatizadas.
  • INFORMACIÓN ADICIONAL: Puede consultar la información adicional y detallada sobre nuestra Política de Privacidad en http://www.newtandem.com